TEMAS CRISTIAN0S JUVENILES

Una gran variedad de consejos para vivir una juventud feliz guiados por Dios

MUSICA


RSS
email

SI EL CUIDA DE LAS AVES...¿CUIDARA TAMBIÉN DE MI?


De pequeño, en la iglesia local a la que asistimos como familia, escuche por primera vez el himno “¿Cómo podré estar triste?” y lo entonábamos uniéndonos a la congregación. Después de varios domingos lo seguimos cantando hasta que el himno se me hizo familiar. Aún así, no entendía muchas cosas sobre lo que expresaba aquél canto. Es decir, sabía lo que decía pero no comprendía la magnitud de esas palabras. Lo que sí entendía es, que si en algún momento nos sentimos tristes, Dios nos hace saber que no hay razón para estarlo, porque él está con nosotros.

Salmos 56:3 En el día que temo, Yo en ti confío

Cuando fui creciendo y, después de escuchar y cantar más veces el himno, comprendí que el autor de la letra quería inspirar a los hermanos a que cantasen sabiendo que, si Dios cuida de las aves, ¿Cómo no cuidará de nosotros que somos sus hijos? y parte de este coro empieza con preguntas de ¿Cómo estar triste, como pues podremos pasar por un valle de la soledad, un problema grave, un corazón roto, un sueño caído, si tenemos un Dios grande?

Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni allegan en alfolíes; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros mucho mejores que ellas?. Mateo 6:26

Parte de este melodía dice así:

¿Cómo podré estar triste?

¿Cómo entre sombras ir?

¿Cómo sentirme solo y en el dolor vivir?

Si Cristo es mi consuelo, mi amigo siempre fiel

si aún las aves tienen, seguro asilo en él...

¡Feliz cantando alegre, yo vivo siempre aquí!

Si, él cuida de las aves, cuidará también de mí!

En medio de la enfermedad, (y esta es una de las cosas que muy pocos jóvenes entendemos) nos preguntamos: ¿Por qué nos enfermamos? Esta pregunta viene cuando estás pasando por un dolor en tu cuerpo y tratas de descifrar que es lo que está sucediendo, puesto que eres joven y no puedes enfermarte tan gravemente a tan pronta edad. En ocasiones la enfermedad llega en el tiempo en donde estás a punto de firmar por un gran empleo o cuando estás listo para irte de viaje; cuando te quedan pocos meses de la escuela y vas a graduarte o cuando tienes planes de casarte. La enfermedad llega a tu cuerpo y eso muchas veces impide que puedas seguir con tus proyectos por que tendrás que ir al médico , hacerte exámenes, estudios, que puedan determinar de dónde viene tu enfermedad, te gasta emocionalmente, físicamente, económicamente y no ves respuesta ante lo que pasas en medio de tu dolor.

Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo Salmos 23:4

Durante la noche se te va el sueño por que la enfermedad no te deja y piensas que Dios se ha olvidado de ti y que él no velará por tus sueños. Piensas que es mentira lo que dice el rey David acerca de dormir que solo podríamos confiar en él. En un tiempo de dificultad como este es cuando debemos de estar listos para salir adelante porque el enemigo llamado Satanás querrá destruirte, él te dirá que la enfermedad que tienes es de parte de Dios y que es tiempo que dejes de seguirlo para que no te vengan tristezas, dolor, malestar, que dejes el amor de Dios. Es en ese momento en que tienes que empezar a luchar aferrado a la palabra de Dios, confiando en que nunca te dejara y siempre estará a tu lado por que lo ha prometido y en él debemos confiar.

Cuando te acostares, no tendrás temor; Antes te acostarás, y tu sueño será suave. Proverbios 3:24

Estudiando medicina soy testigo del dolor de los pacientes cuando están postrados en cama buscando una solución ante su enfermedad. Buscan desesperadamente algo que pueda quitarles el dolor, la angustia, la soledad, la tristeza, algo que mitigue su pesar. Afirman que la vida es injusta y que Dios no hará nada al respecto ante tales enfermedades.

En varias ocasiones platico con ellos y les digo que Dios está en control de lo que pase. Que él quiere darles sanidad en su corazón, de que puedan creer en Jesús como su salvador y que él es médico por excelencia, pero tenemos que esperar los tiempos de Él, que cuándo llega al enfermedad es un tiempo para aprender a confiar más en Dios, es un tiempo donde saldremos victoriosos juntos con él y nos habrá enseñado grandes cosas a través de ése proceso.

Había un joven que estaba pasando por una fuerte enfermedad y él dijo que si Dios lo sanaba Dios seguiría siendo Dios y si no tocaba su cuerpo para que se recuperara Dios seguía siendo Dios. Son unas palabras de ánimo para todos aquellos jóvenes que están pasando un tiempo de enfermedad, de angustia, de soledad, de cuando el medico ha dicho que ya no se puede hacer nada “medicamente”. Dios quiere que creas con fe, que el único que podrá darte sanidad si es su voluntad es él, pero si en sus planes no está que tu sanes, pues no tenemos por qué levantar nuestro puño ante Dios diciendo que el es malo y que se ha olvidado de nosotros.

Él es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias. Salmos 103:3

Cuando leemos en la Biblia acerca de Abraham, y del sacrificio que tenía que hacer a Dios, vemos que la actitud de Abraham es de obediencia. El no entendía el por qué Dios le había pedido sacrificar a su único hijo ante él, cuando años antes le había prometido descendencia innumerable. El no quería hacerlo, no entendía la razón, no sabía por qué le toco a él, pero si tenía fe y sabía que Dios tiene el control de todo. (Sabemos que después un Ángel mandado por Dios le dijo que no hiciera el sacrificio que Jehová había probado su fe). Aun cuando no entendamos. Debemos confiar plenamente en la palabra del Señor.

Así es con la enfermedad querido joven muchas veces sentimos que Dios no está aquí. El rey David en su enfermedad dijo “¿Dónde estás, porque te escondes? mis huesos están adoloridos”, Tenemos que entender que muchas veces no responderá de la manera que esperamos, pero eso no quiere decir que Dios no está en control de esa enfermedad.

Dios lo ha prometido en su palabra que en medio de la tormenta nunca nos dejaría que siempre estaría todos los días hasta el fin del mundo y tenemos que empezar a creer lo que Dios tiene para nosotros, que serán grandes cosas, y vendrán después de que hayamos podido soportar la prueba, soportar ese sabor amargo de los problemas y teniendo en cuenta que Dios te dará la victoria ante ello.

Y sabemos que á los que á Dios aman, todas las cosas les ayudan á bien, es á saber, á los que conforme al propósito son llamados. Romanos 8:28

Escrito por : Emanuel Becher


Bookmark and Share

lunes, 20 de septiembre de 2010

SI EL CUIDA DE LAS AVES...¿CUIDARA TAMBIÉN DE MI?

lunes, 20 de septiembre de 2010

De pequeño, en la iglesia local a la que asistimos como familia, escuche por primera vez el himno “¿Cómo podré estar triste?” y lo entonábamos uniéndonos a la congregación. Después de varios domingos lo seguimos cantando hasta que el himno se me hizo familiar. Aún así, no entendía muchas cosas sobre lo que expresaba aquél canto. Es decir, sabía lo que decía pero no comprendía la magnitud de esas palabras. Lo que sí entendía es, que si en algún momento nos sentimos tristes, Dios nos hace saber que no hay razón para estarlo, porque él está con nosotros.

Salmos 56:3 En el día que temo, Yo en ti confío

Cuando fui creciendo y, después de escuchar y cantar más veces el himno, comprendí que el autor de la letra quería inspirar a los hermanos a que cantasen sabiendo que, si Dios cuida de las aves, ¿Cómo no cuidará de nosotros que somos sus hijos? y parte de este coro empieza con preguntas de ¿Cómo estar triste, como pues podremos pasar por un valle de la soledad, un problema grave, un corazón roto, un sueño caído, si tenemos un Dios grande?

Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni allegan en alfolíes; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros mucho mejores que ellas?. Mateo 6:26

Parte de este melodía dice así:

¿Cómo podré estar triste?

¿Cómo entre sombras ir?

¿Cómo sentirme solo y en el dolor vivir?

Si Cristo es mi consuelo, mi amigo siempre fiel

si aún las aves tienen, seguro asilo en él...

¡Feliz cantando alegre, yo vivo siempre aquí!

Si, él cuida de las aves, cuidará también de mí!

En medio de la enfermedad, (y esta es una de las cosas que muy pocos jóvenes entendemos) nos preguntamos: ¿Por qué nos enfermamos? Esta pregunta viene cuando estás pasando por un dolor en tu cuerpo y tratas de descifrar que es lo que está sucediendo, puesto que eres joven y no puedes enfermarte tan gravemente a tan pronta edad. En ocasiones la enfermedad llega en el tiempo en donde estás a punto de firmar por un gran empleo o cuando estás listo para irte de viaje; cuando te quedan pocos meses de la escuela y vas a graduarte o cuando tienes planes de casarte. La enfermedad llega a tu cuerpo y eso muchas veces impide que puedas seguir con tus proyectos por que tendrás que ir al médico , hacerte exámenes, estudios, que puedan determinar de dónde viene tu enfermedad, te gasta emocionalmente, físicamente, económicamente y no ves respuesta ante lo que pasas en medio de tu dolor.

Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo Salmos 23:4

Durante la noche se te va el sueño por que la enfermedad no te deja y piensas que Dios se ha olvidado de ti y que él no velará por tus sueños. Piensas que es mentira lo que dice el rey David acerca de dormir que solo podríamos confiar en él. En un tiempo de dificultad como este es cuando debemos de estar listos para salir adelante porque el enemigo llamado Satanás querrá destruirte, él te dirá que la enfermedad que tienes es de parte de Dios y que es tiempo que dejes de seguirlo para que no te vengan tristezas, dolor, malestar, que dejes el amor de Dios. Es en ese momento en que tienes que empezar a luchar aferrado a la palabra de Dios, confiando en que nunca te dejara y siempre estará a tu lado por que lo ha prometido y en él debemos confiar.

Cuando te acostares, no tendrás temor; Antes te acostarás, y tu sueño será suave. Proverbios 3:24

Estudiando medicina soy testigo del dolor de los pacientes cuando están postrados en cama buscando una solución ante su enfermedad. Buscan desesperadamente algo que pueda quitarles el dolor, la angustia, la soledad, la tristeza, algo que mitigue su pesar. Afirman que la vida es injusta y que Dios no hará nada al respecto ante tales enfermedades.

En varias ocasiones platico con ellos y les digo que Dios está en control de lo que pase. Que él quiere darles sanidad en su corazón, de que puedan creer en Jesús como su salvador y que él es médico por excelencia, pero tenemos que esperar los tiempos de Él, que cuándo llega al enfermedad es un tiempo para aprender a confiar más en Dios, es un tiempo donde saldremos victoriosos juntos con él y nos habrá enseñado grandes cosas a través de ése proceso.

Había un joven que estaba pasando por una fuerte enfermedad y él dijo que si Dios lo sanaba Dios seguiría siendo Dios y si no tocaba su cuerpo para que se recuperara Dios seguía siendo Dios. Son unas palabras de ánimo para todos aquellos jóvenes que están pasando un tiempo de enfermedad, de angustia, de soledad, de cuando el medico ha dicho que ya no se puede hacer nada “medicamente”. Dios quiere que creas con fe, que el único que podrá darte sanidad si es su voluntad es él, pero si en sus planes no está que tu sanes, pues no tenemos por qué levantar nuestro puño ante Dios diciendo que el es malo y que se ha olvidado de nosotros.

Él es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias. Salmos 103:3

Cuando leemos en la Biblia acerca de Abraham, y del sacrificio que tenía que hacer a Dios, vemos que la actitud de Abraham es de obediencia. El no entendía el por qué Dios le había pedido sacrificar a su único hijo ante él, cuando años antes le había prometido descendencia innumerable. El no quería hacerlo, no entendía la razón, no sabía por qué le toco a él, pero si tenía fe y sabía que Dios tiene el control de todo. (Sabemos que después un Ángel mandado por Dios le dijo que no hiciera el sacrificio que Jehová había probado su fe). Aun cuando no entendamos. Debemos confiar plenamente en la palabra del Señor.

Así es con la enfermedad querido joven muchas veces sentimos que Dios no está aquí. El rey David en su enfermedad dijo “¿Dónde estás, porque te escondes? mis huesos están adoloridos”, Tenemos que entender que muchas veces no responderá de la manera que esperamos, pero eso no quiere decir que Dios no está en control de esa enfermedad.

Dios lo ha prometido en su palabra que en medio de la tormenta nunca nos dejaría que siempre estaría todos los días hasta el fin del mundo y tenemos que empezar a creer lo que Dios tiene para nosotros, que serán grandes cosas, y vendrán después de que hayamos podido soportar la prueba, soportar ese sabor amargo de los problemas y teniendo en cuenta que Dios te dará la victoria ante ello.

Y sabemos que á los que á Dios aman, todas las cosas les ayudan á bien, es á saber, á los que conforme al propósito son llamados. Romanos 8:28

Escrito por : Emanuel Becher


 

FRASES PARA EL J0VEN DE H0Y

"Jovenes que impacten en su sociedad es mi mayor anhelo y que vivan agradando a Dios" lucas leys



“Ninguno tenga en poco tu juventud pero se ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor espíritu, fe y pureza” Timoteo

Alégrate, joven , en tu juventud , y tome gozo tu corazón en los días de tu adolescencia” Salomon

FoToS... De JoVeNeS BaUtIStAs DeL Sur... YehA

Y ASI N0S DIVERTIM0S

¡TU PUEDES SER UNA BENDICI0N!........

Puedes mandarnos algun articulo que hayas escrito y lo subiremos al blog 0 escribenos a este correo emanuelbecher@hotmail.com